La palabra SIDA corresponde a las iniciales Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida.

El SIDA es un estadío avanzado de la infección causada por el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH), que provoca la destrucción progresiva del sistema inmunitario.

En su primera fase, el VIH se multiplica activamente en las células infectadas. El sistema inmunitario responde disminuyendo la presencia del virus en la sangre, aunque no impide que los virus sigan presente y continúen afectando a otros órganos. Durante diversos años el organismo puede aparecer en esta situación de aparente equilibrio, pero el VIH se sigue multiplicando en las células e infectan otras nuevas.

Finalmente, si no se accede al tratamiento se produce un debilitamiento gradual de las defensas del organismo. Aparecen entonces los signos y síntomas propios de la enfermedad que definen el SIDA.

¿Cómo se transmite el VIH?

Cuatro fluidos, la sangre, el semen, las secreciones vaginales y la leche materna de las personas con VIH tienen una concentración suficiente del virus como para transmitirlo. Esto significa que el VIH puede transmitirse por tres vías: sexual, sanguínea y de madre a hijo/a. Además, para que se produzca la infección es necesario que el VIH penetre en el organismo y entre en contacto con la sangre o mucosas (revestimiento de el interior de la boca, vagina, pene y recto) de la persona.

Vía sexual

En las relaciones sexuales con penetración (anal, vaginal o oral) sin preservativo. La penetración anal es la práctica de mayor riesgo, seguida de la vaginal. Cuando una persona muestra otras infecciones de transmisión sexual (ITS) el riesgo de infección por VIH aumenta. Las relaciones sexuales orales tienen mucho menor riesgo, especialmente sin eyaculación.

Vía sanguínea

Compartiendo jeringuilla, agujas, otro tipo de material de inyección o cualquier instrumento tallante que haya estado en contacto con la persona afectada. El intercambio de instrumentos punzantes y tallantes no esterilizados para perforaciones de la piel como los utilizados para tatuajes, “pírcing´´, acupuntura, perforación de orejas, etc. supone también un riesgo.

Vía madre-hijo/a

Cuando la madre es seropositiva, la transmisión del virus puede tener lugar durante el embarazo, el parto o la lactancia.

¿Cómo NO se transmite el VIH?

El VIH no se transmite en los contactos cotidianos: besos, caricias, WC públicos, duchas, tos, estornudos, vasos, cubiertos, alimentos, lugares de trabajo, colegios, gimnasios, piscinas…

Tampoco se transmite a través de la saliva, las lágrimas o la sudor; ni por picaduras de insectos o por el contacto de animales domésticos.

La donación de sangre no comporta ningún riesgo de infección.

¿Cómo se prevé la transmisión del VIH?

  • Usando correctamente un preservativo (masculino o femenino) cuando mantenga relaciones sexuales con penetración (vaginal, anal, oral) con personas infectadas o de las que desconoces si lo están. El preservativo impide la transmisión de VIH, otras ITS y embarazos no deseados.

  • Conociendo su estado sexológico y el de su pareja.

  • Conociendo el riesgo de exposición de las diferentes practicas sexuales.

  • Utilizando siempre material estéril y evitar el uso compartido de jeringuillas, agujas y otros de uso de inyección, si se consume drogas inyectadas.

  • Utilizando siempre instrumentos para perforar la piel (agujas de acupuntura, tatuajes o el pírcing) de un solo uso o estériles. No compartiendo hojas de afeitar ni cepillos de dientes.

  • Si está embaraza y tiene el VIH, hay tratamientos que reducen eficazmente el riesgo de transmisión a su futuro hijo o hija durante el embarazo y parte de él. Una madre infectada no tiene que dar el pecho a su bebé.

Infecciones de transmisión sexual

Las infecciones de transmisión sexual (ITS) son aquellas que normalmente se transmiten o contagien durante el acto sexual. Las principales vías de transmisión son las mucosas de la boca, los órganos genitales y el ano. Por tanto el riesgo de transmisión existe durante la relación sexual vaginal, anal u oral.

¿Por qué aparecen?

Aparecen por causa de virus, microbios, gérmenes microscopios, y bacterias. Algunas de las ITS con bastantes faenas presentan síntomas apreciables en el inicio. Una persona infectada puede seguir propagando la infección durante mucho tiempo sin ser consciente de esto. Es más puede padecer una ITS repetidamente porque no generan protección y no hay vacunas contra ellas.

Importante: Algunas ITS, si no se tratan, pueden ocasionar serias y permanentes consecuencias como la esterilidad.

¿Porqué son las más comunes?

Las ITS más comunes son: sífilis, gonorrea, infección por clamidias, herpes genital, SIDA, hepatitis (algunos tipos), verrugas genitales (condilomas), tricomoniasis.

¿Qué síntomas tienen?

Los síntomas más típicos son: picores, incomodidad al orinar. También úlceras, ampollas y verrugas en/o alrededor de los genitales. Es más:

Si eres chico, observarás secreciones que no tienes habitualmente en el pene.

Si eres chica, el flujo vaginal se vuelve más espeso, cambia de color, y tiene mal olor.

¿Cómo se curan?

El tratamiento de las ITS es fundamental. Cuanto más pronto mejor se realiza, menor riesgo habrá de que comporte problemas permanentes. La mayoría de las ITS pueden ser guaridas. Cuando notes algunos de los síntomas anteriormente descritos deberías acudir inmediatamente a tu médico de atención primaria o especialista de ginecología. También puedes solicitar ayuda a centros de planificación familiar o en centros especializados en infecciones de transmisión sexual.

Importante:

En el caso de que te diagnostiquen una ITS, es importante avisar a la pareja o parejas con las que has mantenido relaciones sexuales recientemente. Tienes que informarlos de la posibilidad de transmisión, aun que no tengan síntomas. Es recomendable que acudan a un médico y sigan sus instrucciones.

jeringilla casda

¿Qué es la prueba del VIH?

La prueba del VIH es la única forma fiable de saber si una persona está o no infectada por el VIH, el virus que provoca el SIDA.

Las pruebas de diagnóstico del VIH que se realiza habitualmente son el tests que miden, mediante un sencillo análisis de sangre, los anticuerpos que genera el organismo frente al VIH.

Si crees haber tenido una practica de riesgo (una relación sexual de penetración sin haber utilizado del preservativo o tu sangre ha entrado en contacto con sangre de otra persona) tienes que acudir a tu médico, o a un centro sanitario, o contactar con el CIPS (Centro de Información y Prevención del SIDA) o con CASDA, Asociación Ciudadana Contra el SIDA, donde valorarán tu caso y te indicarán la pertinencia de realizar la prueba del VIH.